A PASO DE TORTUGA

¿Qué pasará con el Centro Democrático en Santander que no da señales de vida? Han transcurrido dos meses desde que el Expresidente Álvaro Uribe Vélez visitó la ciudad con el propósito de darle inicio a la carrera que emprenderían sus pre-candidatos y nada que avanzan.

Hoy la colectividad se ve sumergida en medio de la incertidumbre debido a que en la dirigencia nacional y regional no se han puesto de acuerdo en el mecanismo con el que se optará por los elegidos. Solo se realizaron unos foros regionales con los pre-candidatos a la Gobernación y eso fue todo, los correspondientes a la Alcaldía ni figuran. Ya muchos especulan: que acá en Santander nadie manda, que acá es un zaperoco que no tiene control ni proceso, que los Representantes no lideran el Partido y que la decisión será de un plumazo.

Pues sea como sea que se tome la directriz de los avales, el Centro democrático ya va tarde; porque mientras sus decisiones se establecen a la velocidad de una tortuga, sus competidores van a full resolución en el desarrollo de sus campañas, trabajando por conquistar las voluntades. Así mismo, sus propios e intranquilos miembros se  han mostrado en desagrado ante la posible medida que se tome sin tener en cuenta a las bases, asegurando que el aval  carecería de legitimidad y que el trabajo en equipo se vería comprometido. “Sagrado rostro”, diría el Uribista más acérrimo del departamento.

Entonces, es grave la situación que se vive en el Centro Democrático en Santander. Prácticamente no tienen pre-candidatos a la Alcaldía de Bucaramanga, ni Floridablanca, ni Girón, ni Piedecuesta (cero de cero en el área metropolitana) y sus pre-candidatos a la Gobernación se hallan atados de manos porque al carecer de un aval ya otorgado, no se les es permitido hacer los acuerdos, las alianzas y en general, el desarrollo de sus propias campañas porque aún escasean de formalidad.

O despiertan o Leónidas se los come vivos.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.