Hace exactamente un año, el 60% de los bumangueses fueron afectados con  los traumáticos efectos de la actualización catastral, este hecho que modificó arbitrariamente la base catastral disparó el impuesto predial hasta un obsceno 300%.

Debido a las más de 13.000 solicitudes de revisión que fueron interpuestas por los bumangueses y a la acción de nulidad que formuló el cabildante Pedro Nilson Amaya, el Tribunal Administrativo de Santander ordenó la suspensión provisional de la polémica Resolución que disparó de manera desmesurada los cobros del impuesto. A ¡hoy! esta situación  que no se ha resuelto, ocasiona un daño fiscal en el bolsillo de los ciudadanos quienes presionados por los plazos, los descuentos y las sanciones, se vieron avocados al pago del tributo sin más alternativas que tomar. La Alcaldía de Bucaramanga declaró por aquel tiempo que, los dineros pagados -de más- por los ciudadanos serían devueltos y que los que no hubiesen cumplido esta responsabilidad ante la incertidumbre jurídica del acto administrativo, deberían hacerlo liquidando la base (anterior) del tributo más un ajuste del 3% únicamente.

Señores y señoras: llegó el momento de pagar nuevamente el impuesto predial; esta semana aparecieron en los buzones del correo los recibos correspondientes del cobro, pero, en este documento no viene explicito ninguna devolución, ni ajuste. ¿Reintegrarán los dineros? ¿Cruzarán las cuentas? ¿Cómo afectará la Fase II del la actualización catastral a los propietarios nuevos? ¿Habrá igualdad con los afectados anteriormente? ¿Se afectarán los principios de la equidad y justicia tributaria? ¿Qué pasará con el presupuesto 2020? ¿Continúa la improvisación? Qué extraño.

Mi recomendación es que cada habitante de esta ciudad que se haya sentido perjudicado por la incompresible actualización catastral, solicite desde ya mismo, una devolución o cruce de cuentas de este excedente ya pagado más sus respectivos intereses, y que los mismos sí así es la voluntad de ustedes, sean descontados del impuesto (re-liquidado) del año 2020.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.