Pobre Alcalde Rodolfo Hernández Suárez, lo vemos desesperado y desamparado llamando a sus funcionarios. “Esto es como arreando marranos”, nos dice. La escena se volvió rutinaria en su programa Facebook Live de todas las semanas cuando un ciudadano hace un llamado de atención porque las cosas no funcionan. Por el otro lado del teléfono, aparece un Director o Gerente completamente ´cagado´ del susto tratando de darle las respuestas y las justificaciones, sin que, en ninguno de los casos hayan sido exitosas.

Lo anterior conlleva a pensar que en Bucaramanga tenemos dos realidades: una es la que el Ingeniero se imagina y pretende construir en una lucha titánica y solitaria; y la otra, la que sus funcionarios erráticamente y en conjunto sumergen a la ciudad en la anarquía, el caos y la podredumbre. Pobre ingeniero.

Pero quién lo manda, el error comienza desde el mismo nombramiento sin requisitos, ni competencias de sus empleados. Por ejemplo: la nueva Gerente de Metrolínea es otra funcionaria que se posesiona sin la experiencia y los conocimientos requeridos. “Vuelve la burra al trigo” nos diría el Alcalde en su lenguaje desparpajado. De nuevo habrá que esperar a que la Dra. Laura Rodríguez conozca la historia, los contratos, las normas y los corruptos. Nuevamente, tendremos que darle un espacio de oportunidad en donde se nos prometerá que esta vez sí cambiaran las cosas. Pobres ciudadanos.

En conclusión, la culpa la tiene el mismo Alcalde, quien se deja mangonear y manipular por sus consejeros de cabecera, que entre otras cosas tampoco cumplieron con los requisitos, pero mandan y contratan a su antojo; hasta contraórdenes dicen. Ellos son los que han llenado de malas energías y enemigos al propio Alcalde, por sus egos y arrogancias, por su inexperiencia y su bobería.

Ingeniero solo espero que no nos vayan a recetar la misma fórmula en las próximas elecciones regionales, porque eso sí Alcalde, caímos en la primera por inocentes pero no caeremos en la segunda por güevones. Como dicen por ahí: Ya nos más renders, ¡realidades!

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.