Todo comenzó con una llamada, el mensajero deseaba entregarme una información transcendental y me citó en el lugar de siempre para comentármela. Esta denuncia que responsablemente informamos a la opinión pública, desencajó de su disfraz al Secretario de Desarrollo Social del Municipio y lo llevó a vocear los improperios que sí son propios de su personalidad y no, del alter ego que lleva puesto en la labor de su función pública en la Alcaldía de Bucaramanga.

El hecho se dio cuando decidí anunciar que la fuente se llamaba “Jorge”, acto que estaba completamente premeditado y que tenia como objeto principal distraer de las investigaciones que se suscitaran producto de la filtración, el origen del recado; ofreciéndole así, de esta manera, protección a mi aliado. También necesitaba comprobar sí los datos que se me habían entregado eran veraces, ya que se trataba de un nombramiento a futuro (aún no real) que había sido designado dentro del seno del Consejo de Gobierno como dádiva por el propio Alcalde, al principal testigo y presunto ejecutor del plan Vitalogic.

Pues la estrategia cumplió con su propósito y con creces: Primero: Jorge Figueroa Clausen se auto inculpó o fue inculpado de ser el “Garganta Profunda” del gobierno del Ingeniero Rodolfo Hernández lo que sembró en él una desconfianza que será muy difícil de subsanar, además, el Secretario en vez de negar con ímpetu el nombramiento de Adelaida Amorocho (esposa del exgerente de la EMAB) en la Jefatura de Talento Humano de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga, no lo hizo y al contrario expresó “…pero yo a usted nunca le he contado nada de la señora de la EMAB…”, lo que confirma con cierta veracidad que el tema sí fue tocado el viernes pasado por el equipo de gobierno. Segundo: También demostró que estos funcionarios que en los medios de comunicación y las redes sociales posan de virginales y solo hablan de valores y transparencia, en el fondo no son más que unos atarbanes que disfrutan ofendiendo y golpeando a los más débiles, o a los que no nos sometemos a sus intenciones de poder ruinoso.

Son muchas las preguntas permanecen: ¿Por qué se protege y premia con tanto esfuerzo al exgerente de la EMAB, José Manuel Barrera? ¿Cuáles son los temas que se tratan en el Consejo de Gobierno y qué pretenden acallar en el caso Vitalogic? ¿Por qué los propios aliados del Alcalde Rodolfo Hernández, su circulo cerrado, están colando la información de corrupción? ¿Son estos personajillos y sus malas costumbres los que queremos elegir en las próximas elecciones? Por mi lado seguiré investigando y revelando cualquier anomalía que acontezca en esta Alcaldía, siendo fiel al grito de guerra “¡Firmes Cachirí!” en una actualización moderna que significa: Ni un paso atrás frente a la corrupción. SEA QUIEN SEA.

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.