Le solicite a 100 personas entre los 18 y 70 años, de ambos sexos y de diferentes profesiones u oficios: que me nombraran cinco periodistas objetivos de la ciudad de Bucaramanga. Las respuestas no me asombraron, por el contrario confirmaron la hipótesis que hoy planteo en forma de pregunta: ¿Periodismo de calidad en tiempos de crisis o crisis en los tiempos del periodismo de calidad?

Después de entrevistar a la persona número 12, la expresión de sus rostros siempre extrajo de mí una sonrisa. A partir de ese momento reconocí que todos, absolutamente todos, generaban la misma mueca acompañada de la misma declaración: “Hmmm, sabrá DIOS”. Algunos chispazos de Juan Carlos Ordoñez, Diana Saray y Jineth Prieto aparecieron en los resultados, también Javier Flórez y Nelson Cipagauta; los dos últimos con una aprobación mayor que los primeros. Pero el que lideró todos los resultados y fue el factor común en el 93% de los encuestados es el periodista Pastor Virviescas. Ovación de pie.

Cinco, solo cinco; ese era mi requerimiento y las personas no fueron capaces de enunciarlos. Tampoco supieron especificar quién es el director de Vanguardia Liberal, ni quién es su editor, nada de su redactor político. Datos importantes si se quiere comprender su falta de objetividad, sesgo y mal periodismo o lo contrario. Por tanto, vuelvo a preguntarme ¿Son nuestros periodistas éticos y profesionales con la información que publican? ¿Garantizan los derechos de los lectores y atienden sus quejas, dudas o sugerencias? No claro que ¡no! Al menos la mayoría no.

El campo está abierto. Abierto de par en par, para que los nuevos periodistas, los recién graduados, demuestren su temperamento, capacidad y carácter; también para que reemplacen las vulgaridades que aún quedan dentro del medio. Pensar en el berzotas de Pineda Chaparro, risible personaje que publica currinches solo por plata, ofende la dignidad del mismo y la de los lectores. Me erizo solo del asco. La oportunidad esta puesta sobre la mesa. Estudiantes y profesionales nuevos de la comunicación y del periodismo es el momento de figurar, utilicen las herramientas de la red y publiquen, salgan, investiguen, hagan reportería. Nosotros los queremos oír, los queremos leer, estamos expectantes de nuevos medios de comunicación que sean objetivos y que tengan como propósito informar la verdad de lo acontecido, del hecho mismo con la complementariedad de sus propios análisis.

No crean que me olvidé de los Independientes. De ustedes también esperamos, y esperamos mucho, se que tienen todo el talento y deseo que salten al abismo y arriesguen más. Emprendan proyectos, busquen el financiamiento y desplacen a los tradicionales, es hora de la revolución en la información. Por ejemplo: Nicolás Rivera -@RiveraNicolasC- lo sigo con detenimiento, su juventud es opuesta a su capacidad  y se que será un gran protagonista del acontecer informativo. Fuerza.

Dato adicional:

Manolo Azuero es hijo de la casa periodística Vanguardia Liberal; Rodrigo Fernández e Isabel Ortiz, Asesores del Despacho, son ex columnistas; Jorge Figueroa, Secretario de Desarrollo Social, también lo fue, y Miguel Ángel Pedraza, Abogado personal del Alcalde; Mauricio Cabrera, Contratista y Luis Fernando Rueda, hermano del Secretario de Educación, lo son actualmente. Sin contar que Jazmín Rodríguez, Coordinadora Web del mismo periódico, es hoy la Jefe de Prensa de la Alcaldía más otros que se me pasan de agache. Entonces ¿Va a hablar mal Vanguardia Liberal de la Alcaldía? POR SU PUESTO QUE NO.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.