Si les asegurara que en un año de cambios y pocas inversiones, Bucaramanga obtendría la movilidad que tanto desean ¿me creerían? Es cierto; solo hace falta unir la sinergia entorno a dos acciones de gobierno y el problema sería resuelto.

A priori con la exposición de cuales serían estas acciones no milagrosas, sino más bien, técnicas y funcionales; permítanme comentarles acerca del diagnostico del sistema vial y sus inconvenientes. Problemas reales que nos sumergen en más congestión, más contaminación y menos eficiencia; causando el inconformismo y por supuesto rechazo de la población en general, la cual ve desmejorada su calidad de vida y productividad:

1. Funcionarios sin requisitos

Seguimos siendo dirigidos por funcionarios incompetentes que no cumplen con los requisitos y son nombrados a conveniencia del dedo político de turno; estos mismos Directores o Gerentes son los responsables de la malas decisiones que hoy nos tienen al borde del colapso vial y financiero. El Alcalde Rodolfo Hernández prometió cambiar este aspecto; sin embrago, él mismo lo ha agravado; fue el Ingeniero quien promovió los nombramientos de Ángela Farah, Miller Salas, Antonio Granados, Fabián Fontecha y otros sin el respectivo concurso meritocrático, sufriendo las consecuencias ya conocidas. Hoy el sistema se encuentra en la absoluta desidia sumergido en la anarquía que impera en sus calles, cada día perdiendo más pasajeros y orden.

2. Instituciones quebradas

Salvar a Metrolínea y la Dirección de Tránsito es un imposible financiero y por ende hay que liquidarlas. La primera registra en sus pasivos $170.000 millones por pagar sin contar las deudas de los concesionarios, lo cual aumentaría el monto hasta $300.000 millones; y la segunda contabiliza $60.000 millones en más compromisos, sin adicionarle los $40.000 millones que tendría que invertir para si quiera, descubrir una actualización tecnológica. Sin recursos, no hay pago, y sin pago los intereses nos consumen. Cuando miremos con responsabilidad financiera los estados contables que nos presentan estas dos instituciones, habrá que indemnizar a los acreedores concediéndoles media ciudad.

3. Decisiones ilegales

Siguen tomando malas decisiones que causaran más demandas y mas compensaciones. Las rutas complementarias contrario a lo expuesto por la retórica de la publicidad argentina; no mejoró en nada los indicadores de gestión y al contrario, configuro un escenario ilegal que por seguro será demandado y perdido nuevamente. Su inexperiencia los enceguece y los conlleva a ser victimas de su propio invento. En la actualidad todos los exdirectores y exgerentes se encuentran suspendidos o investigados por las disposiciones que tomaron, todas en contravía del marco normativo y regulatorio.

No se puede hacer milagros con viento. El primer escalón en procura de la mejora solicitada por la ciudadanía es el diagnóstico franco y sincero. Si hay que liquidar ante la imposibilidad financiera, hay que hacerlo; quienes pierden tendrán que asumir las pérdidas y lo que prime debe ser el bien común. Lo siento señores bancos y operadores.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.