Nada contra la juventud y nada contra las capacidades del abogado Miguel Ángel Moreno Suarez. Pero ¡si! todo contra los nombramientos de los funcionarios sin el cumplimiento de los requisitos y amañados de los Alcaldes.

Como buen “milenial”, el joven Miguelito, nos cuenta a través de sus redes sociales la información relevante para presumir, que su nombramiento como Director de Transito de Floridablanca es otro abuso más del poder que ostenta el Alcalde Héctor Mantilla; y aflora a la opinión pública, que tanto rumor negro que se escucha en su contra puede llegar a ser cierto, al posesionar a sus ´amiguis´ sin el cumplimiento de las reglas que indica el Manual de Funciones, incurriendo de esta forma en una falta gravísima según lo indica el Código Disciplinario.

Graduado de la Universidad Pontificia Bolivariana, el abogado recibió su diploma el 6 de mayo del 2016, lo que lo encasilla como un profesional con experiencia tan solo de dos años y dos meses al día de hoy que escribo esta columna. También nos cuenta Miguelito en su Facebook que ha sido contratista CPS de la Alcaldía de su ´cuate´, desde enero del 2016 incluso antes de haberse titulado. Señores, pero esto no sería una “pepa” como dice su elocuente padre, sin que les contará que el mismo Miguelito fue nombrado como Director de Tránsito de Floridablanca, el 5 de junio del 2017, con tan solo un año de experiencia laboral en el ramo trasgrediendo los requisitos para el cargo, como lo es el de certificar 2 años como mínimo.

¡Ayayay! ilustrísimo doctor Ángel Alirio Moreno, los padres responsables como usted, deberían luchar por un crecimiento medido de los hijos, montarlos en plataformas burocráticas para que manden y se endiosen no les permitirán caminar por el sendero de la madurez necesaria para llegar a ser buenos seres humanos y profesionales. Como usted mismo comentó hace un tiempo, está es “la pepa que le faltaba a la maraca”, pero de la Alcaldía de Floridablanca. POR DIOS.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.