Con la mirada intensa y mordiéndose con fuerza la comisura de sus labios, el contratista deshonesto reventaba el vaso de whisky contra la mesa. En tono quedo y contrario a su áspera reacción, me decía:

– Fernando, apréndase estas valiosas palabras que usaba mi padre: “Perro que come carne, no vuelve a comer pan”.
Allí, impávido por lo acontecido, esperé en silencio la aclaración de su mensaje, peor aún, de su escena.

Había sido invitado a almorzar a uno de los clubes más prestigiosos de la ciudad, por una de las personas más ricas de esta capital y que además era dueña de una de las compañías con mayor participación en la contratación del municipio, cuando fungió el ex-Alcalde sobornado. El Doctor, quien hacía de mi anfitrión, quería comentarme acerca de unos asuntos que lo tenían frustrado; nunca puso en duda que en sus actuaciones estuviera implícito el fraude, más me dijo él, que no se  aguantaba el fariseísmo; y así se expresaba, aunque fuera contradictorio.

– Dejémonos de hipocresías, el Ingeniero era y es el demonio detrás de la gran corrupción. ¿Dónde cree que pactamos la elección de la ex-Contralora? ¿Dónde piensa que imaginamos el negocio de los Cerros? ¿Dónde supone que nació la sociedad que pretende hacer el relleno sanitario? Todos los chuecos tienen un lugar común de origen: el apartamento del Ingeniero.
Mire: al César lo que es del César. Sí existe una frase que pueda caracterizar a este personaje y se lo puede preguntar a cualquier amigo o conocido -porque él no se apena al decirla- es: “Si quiere hacer plata compre tierra, DONDE SEA, que nosotros nos encargamos de valorizarla”. – Pienso: Se refiere al cambio del uso del suelo vía modificación irregular del POT.

Con más de 40 años de experiencia como constructor, el Ingeniero conoce en detalle el Plan de Ordenamiento Territorial y sus restricciones; por tanto, no es comprensible como un especialista de esta categoría decide invertir en un lote de 52 mil metros cuadrados en la mitad de los Cerros Orientales; un terreno que por sensatez fundamental, debe estar protegido debido a la restricción ambiental. ¿Por qué lo hace? Este lote, que es de uso rural (no urbanizable) tiene un valor ínfimo, nada apreciado, pero modificándole el uso del suelo, la Lonja de Propiedad Horizontal puede avaluarlo en cerca de $2 millones de pesos por metro cuadrado, lo que en total sumaría la ´nimiedad´ de $100 mil millones de pesos aproximadamente.

– Sr. Martínez uno no patrocina una campaña por buena gente o porque cree en un programa político; los inversionistas como el Ingeniero y como yo, creamos proyectos de empresas electorales. Nosotros lo que hacemos es invertir dinero, mucho dinero a un alto riesgo esperando que los réditos compensen el peligro. Así es y esa es la verdad. El ex-Alcalde le incumplió al Ingeniero el negocio de los Cerros y de ahí su animadversión por acabarlo; se traicionaron entre socios corruptos.

El primer tema de discusión abría una puerta que me llevaba a pronosticar que lo que se vendría, tendría unas tonalidades más oscuras. El Doctor hastiado en sentimientos confusos, estaba dispuesto a confesarme todo lo que sabía. Lo mejor sería estar muy atento a sus revelaciones y poder extractar lo que más pudiera de su desahogo espontaneo.

– Para conformar una sociedad debe haber un ánimo societario ¿Cierto? Yo me tengo que conocer con mis socios ¿Si o No? Y por supuesto, debo tener empatía sobre el objetivo de mi negocio, así como la forma de hacerlo ¿Está de acuerdo?

– Si.

– Pues el intachable, el alevoso, el que anda con el estandarte de la pulcritud y quien ahora lo da todo por combatir la corrupción: ¿Acaso no es y ha sido, el socio de los contratistas más podridos y más desacreditados de esta ciudad? ¿Acaso él mismo no fundó y estructuró la empresa que pretende hacer el relleno sanitario, en lugar más limpio y estratégico para nuestro turismo? ¡Es más! ¿Acaso uno de sus socios, mega contratista también, no está acusado de paramilitar? NO, mi respetado amigo, aquí lo que tenemos al frente es al malévolo más desvergonzado de la región.

– ¿Doctor por qué me cuenta esto? ¿Cuál es la intención de esta explicación tan directa?

– Quiero que lo escriba, quiero que lo desenmascare, no es razonable que semejante pecueca ahora quiera tacharnos a todos de corruptos, menos, cuando él mismo fue el cerebro y coordinador de todos estos negocios. Mire, yo lo sigo, lo he leído y siento que usted es el indicado para hacerlo, tiene el valor de hacerlo y sé que quiere hacerlo.

– Pero si lo escribo usted también será tachado con los más bajos calificativos. ¿Tiene eso claro?

– Si lo entiendo y no me importa. ¡Hágalo! Usted escríbalo como quiera, yo le proporciono toda la información que necesita y listo. Soy consciente que en la política nunca se gana del todo pero tampoco se pierde del todo, y si hay que sacrificar un poco ahora, pues que mierda, que se pierda.

Para ese momento, la primera botella de whisky ya se había agotado y el Doctor no vaciló en ordenar la segunda. Se veía alterado pero nunca descompuesto; si hay algo que manejan casi a la perfección este tipo de personas es su comportamiento en relación con el alcohol. Impecable como al inicio del almuerzo, el Doctor no modificaba su posición cuidadosa en la silla y sus modales; solo cuando sucedió el incidente del vaso, ha sido la única vez que lo he visto salido de casillas, y eso prácticamente fue lo que más me impactó.

– Amigo analice esto: lo único que anhelamos tener los constructores es el Acueducto. ¿Por qué? Porque teniendo el control del agua podemos distribuirla a nuestro antojo; esto significa que, todos los “cupos” los licenciaremos entre nuestras obras. Más agua para nosotros, más apartamentos para construir. Ahora, el Ingeniero tiene en mente dos cosas, una la acabo de exponer y la otra, es la siguiente: él quiere tercerizar la operación de la empresa que no es igual a privatizarla porque no está vendiendo nada; es un zorro. Mañana, cuando entregue el control va a salir con la misma excusa de la viviendas: “Yo nunca dije casas gratis, yo nunca dije que NO lo iba a tercerecizar, lo que dije es que no lo iba a vender y no lo estoy vendiendo” pero si lo está concediendo. ¿Me hago entender? El Acueducto es un negocio vital para nuestro ´mesías´.

– Le comprendo claramente y estoy de acuerdo con lo que ha dicho.

– Por ese negocio se dice que van a pedir el 13,5% de las ventas anuales, más otros bonos solo para el viejo. ¿Cuánto más nos sacaran para pagar las comisiones de los otros asesores; especialmente para el que se sienta en la Junta Directiva, quien es el que le está organizando todo?

– Me parece terrible que esto pase en esta ciudad.

– Sr. Martínez, al Ingeniero no le importan las pequeñeces, la diferencia entre el nuevo mandatario y el anterior, es que el nuevo no es tan rastrero como su antecesor. Eso hay que aceptarlo. En el gobierno del serrucho pedían coima por todo, en este no tanto, y aunque la gran corrupción continúa, tenemos que admitir que a un lado quedaron las comisiones por las CPS y las fundaciones de papel.

Inesperadamente, arriba una mujer alta, refinada, alucinante; vistiendo un sastre de última moda, con una blusa blanca entreabierta, que permitía ondear donde no está permitido mirar. Sus facciones angelicales le permitían ser perfecta, inclusive sin maquillaje. A duras penas usaba un brillo pálido en los labios y eso era todo. Sus labios.

– La carta de vinos, si no es molestia. – Ordena el Doctor.

– Para qué un vino, si ustedes ya tienen whisky ¿Cierto? – Sonríe y se sirve un trago doble, casi triple, sin hielo. – Mucho gusto, Manuela, Coordinadora de Comunicaciones del Consorcio.

– Mucho gusto Fernando Martínez.

– Invité a Manuela porque ella ahora trabaja con nosotros y porque ella es testigo de las maniobras sinuosas que se tejieron en el Apartamento del Ingeniero. Manuela solía salir con uno de los hijos de este personaje.
Sr. Martínez, son seis, los negocios que le importan al Alcalde actual: 1. Los Cerros, 2. El Relleno Sanitario, 3. El Acueducto, 4. La PTAR, 5. FotoMultas y 6. Posicionar su empresa sobre todas las demás. El ´libertador´ va es por lo exquisito.

Gracias a un programa político bien estructurado que se basaba en la aplicación de tres principios filosóficos, este Ingeniero que en el pasado dirigió los hilos de la corrupción, hoy simula ser el Zar de la anticorrupción. Su hermano, quien sí fue el gestor, el ideologo de la guía política que derrotó a los capos del cartel de la putrefacción, decidió, hace mucho tiempo apartarse de las oficinas de la Alcaldía, todo esto al notar con su particular inteligencia que las cosas seguían igual o peor. Lo mismo han hecho importantes líderes de opinión y expertos en los diferentes temas, que creyeron en el cambio y la nueva gobernanza.

– Mmm, el whisky sublime. – Paladea el trago y lo toma en un solo sorbo. Recogiéndose el cabello en una especie de cebolla, me mira y sonríe nuevamente. – Fernando, así te llamas ¿cierto? ¿Tú eres golfista? Yo te he visto.

– Si, lo soy (le respondo con cierto nerviosismo) ¿Tú también juegas?

– Jajaja, no. Lo mío son las costumbres criollas. A los 16 años mi padre me inscribió en un curso para aprender, pero nunca pude con ese deporte.

Mira Fer, yo no sé nada de política; pero te puedo decir, que el Ingeniero es muy diferente al que se presenta ante los medios. Ese señor trata mal a todas las personas y no tiene sentido de lealtad alguno. Cuando yo estaba cerca y lo oía hablar con sus amigos, como este payaso que se las da del social y que es más elitista que todos los de esta mesa juntos; de lo único que hablaban era de sus intereses personales y sus negocios. Todos turbios, todos Fernando; ni uno solo transparente.

– ¿Te sirvo otro wishky?

– Pensé que nunca lo ibas a proponer…

Nota aclaratoria: Los hechos y/o personajes del anterior relato son ficticios, cualquier similitud con la realidad es producto de una coincidencia o una de paranoia individual del autor.

Sin embargo, si usted amigo lector, se imagina que este escrito puede continuar con la descripción de una constructora que se ha caracterizado por la mala calidad de sus proyectos y las muchas quejas de sus compradores; quienes inclusive, han denunciado penalmente a su propietario por estafa y otros delitos (altas tasas de financiación que rayan con la usura); y si cree, que faltaron capítulos dedicados a la posesión ilegal de un (tal) Jefe de Gabinete que incumplió con los requisitos Sine Qua Non establecidos en el Manual de Funciones, y también, otros absurdos, como los pilotos locos de un (tal) Gurú que destinó el carril central de una autopista solo para las motos, y la existencia de un Sistema de Transporte Masivo administrado por una (tal) costeña que lo hundió en el triple de las pérdidas en comparación al año anterior, más una ciudad consumida en la piratería y la inseguridad: ES POSIBLE QUE USTED SUFRA DE LA MISMA PARANOIA DEL AUTOR, Y QUE ESTA, YA NO SEA INDIVIDUAL SINO COLECTIVA.

 

Feliz Navidad.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.