La tarifa que deben pagar los bumangueses por usar el sistema de transporte público masivo – Metrolínea se estipuló en $2.550 y sigue siendo el más costoso del país. ¿Por qué se da este valor? ¿Por qué el pasaje se distancia tanto de la realidad diaria de los ciudadanos? Analicemos:

Mientras el gobierno nacional estipula que el subsidio de transporte que hace parte del salario mínimo sea de $97.032, la realidad demuestra que con este valor no alcanzamos a transportarnos ni siquiera un mes entero, puesto que en Metrolínea este costo ascendería a $153.000 generando una pérdida de $55.968 (más o menos dependiendo del ajuste 2020). La culpa de este fenómeno de desiguladad social no son las fórmulas técnicas que están bien construidas (canasta de costos/#pasajeros), la razón de este descalabro se fundamenta en un gobierno municipal que no supo entender que el populismo destruye el estado social de derecho y su economía formal.

En su campaña hace cuatro años el alcalde Rodolfo Hernández hizo una promesa populista con el fin de ganar votos: “Me voy a hacer el pingo con la piratería y el mototaxismo; no les voy a enviar a la policía y eso es lo que hay”. Hoy, esa promesa que se cumplió a cabalidad, ha generado un aumento exponencial de la ilegalidad dentro del sistema y ha producido una pérdida de 28 millones de validaciones en el mismo periodo de tiempo. Este asunto -de hecho ilegal- ha producido un efecto contrario y devastador en la economía de escala que rige el sistema: a menos pasajeros, mayor valor y contra esta situación no hay nada que hacer.

Así, mis queridos bumangueses; mientras se siga impulsando el discurso irresponsable de los populistas, el resultado serán más motos, más ´piratas´, más accidentes y más muertes, mas contaminación, más congestión, y por supuesto, un mayor valor en el pasaje configurando el ya reconocido “Efecto bola de nieve”. El populismo destruye.

Nota: Y eso que nos les comenté acerca del subsidio, que es otra medida populista que genera un mayor gasto público y por tanto una nueva reforma tributaria. FELIZ NAVIDAD.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.