Comenzando porque Fredy Anaya convoca y reúne a la clase politiquera más desprestigiada de la región, a los concejales del Partido Liberal dirigidos por Wilson Mora y Uriel Ortiz. Seguido porque su propuesta de campaña se fundamenta únicamente en el -clientelismo- que significa contratos por votos, y no se apena en decirlo públicamente. Y terminado porque su ambición más grande es la captación entera de la contratación municipal, para continuar con su estrategia de amontonar dinero a través de sus empresas de alcantarillado y servicios públicos, las cuales de por sí ya son irregulares, al estar en propiedad de familiares o terceros puesto que en ninguna de ellas se asoma como su propietario. Si Anaya no tiene empresas en su nombre ¿por qué se dice empresario? ¿de dónde devenga sus ingresos millonarios? Pregunta que dejo en el tintero…

Desolación, pobreza y muerte. Un departamento como la Guajira es rico en minerales, bienes, turismo y gente, pero vive sumergido en la infame pesadilla del apocalíptico presente que se imaginan los novelistas de suspenso más terroríficos del planeta. En la Guajira se roban hasta el agua. Entonces ¿por qué a sabiendas de quienes son las personas que promueven la corrupción seguimos votando por ellas? Pues, por estúpidos. Acá no hay campo para las excusas: que somos pobres y nos dominan con el dinero, que somos desinformados y no sabíamos que él era así, que nos engañaron con falsas promesas complaciendo nuestra ilusión pero castigaron nuestra decepción. ¡No! no más excusas ni golpes de pecho, esto nos pasa porque somos ¡estúpidos! porque somos parte de la corrupción, porque vendimos nuestras almas al corrupto y porque somos mañosos, imbéciles y tramposos tanto como él.

Así que si usted vota por Fredy Anaya después no se queje de su precariedad, de su vida maldita, de su hambre y su enfermedad. No se queje porque usted mismo zanjó su destino, porque usted mismo cavó su tumba y porque, por su irresponsabilidad y desfachatez, perimitó que él arrasara con el futuro de sus hijos y sus nietos. Usted y solo usted nos convirtió en la Guajira; porque usted votó por Fredy.

 

Fernando Martínez Arenas – Bucaramanga ciudad bonita.